Granada, turismo y intercambios lingüísticos.

La semana pasada volví a  respirar viejos aires de academia, volví a CL , mi centro de aprendizaje de inglés durante tres años.

Este, junto al Instituto Europeo de Lenguas Modernas , en el que estuve dos años, han sido durante cinco años parte de una etapa muy provechosa y motivadora de mi vida.

ImagenCuando retomé los estudios decidí empezar con algo que me gustara, así que opté por los idiomas, el inglés, un curso de inglés gestión comercial.

La experiencia fue tan buena que decidí continuar con el de atención al público, de ahí que poco a poco me planteara  enfocarlo al turismo.

La capaciad de hablar y escuchar es algo que requiere bastante más, así que  acudí a apuntarme a la academia Cl para empezar a trabajar eso.

Un cambio brusco, llegas nuevo, con inseguridad y te encuentras con ese profesor, Owen que tiene la dura misión de hacerte perder todo eso y que al final de curso seas capaz de comunicarte en su idioma.

Sin darte cuenta pasas de no querer preguntar nada en clase, de preparar el domingo por la noche lo que contarás el lunes en clase sobre tu fin de semana, a dar mucho más, a incluso soltar alguna frase bien estructurada.

Poco a poco comienzas a cambiar tus métodos de estudio habituales, ahora el material audiovisual es una herramienta bastante útil, te apoyas en música y películas, y poco a poco empiezas  a escribir textos.

Lo que más disfrutaba era el trabajo en grupo, en concreto en pareja, cuando te animas a preparar un examen oficial de nivel pasas a tener una pareja de examen oral, el famoso speaking partner.

De aprender el idioma pasas también a aprender a trabajar en grupo, a adaptarte a tu compañero, apoyarle, aprender de él, intentar que vea en tí un aliado, no un competidor en el examen, ya que no se trata de lucirse, y mostrar a los examinadores que hablas mejor que tu pareja, se trata de mantener ambos una conversación que les deje buen sabor de boca.

A todo esto se le sumó una nueva e interesante opción, la de los intercambios lingüísticos, cuando me dijeron en la academia que había una chica que buscaba un intercambio español- inglés, no lo dudé , ya que me gustaba el idioma y conocer gente nueva.

Descubrí que aprender un idioma es algo más, es conocer el país, su cultura, su estilo de vida en general, esto junto con la imagen que tienen de mi país esos compañeros ingleses o americanos que vienen a Granada a aprender español.

Pasas a ser estudiante y  embajador, embajador de tu ciudad, tu papel es ayudarles a mejorar su nivel de español y que se lleven una buena imagen de tu ciudad.

Parece divertido, y sin duda se disfruta, pero también implica responsabilidad, ya que hay muchos mitos que derribar, tanto por nuestra parte, como por la de ellos.

Hay que romper la barrera del café de las cinco de la tarde y de la paella los domingos, por ejemplo, y darte cuenta, que las cosas como se conocen es desde dentro, y nunca hay que generalizar.

Mucho más agradable fue cuando invité a Keri a casa, y mis padres se quedaron encantados con esta pequeña amiga americana, por lo que les encantó la idea de que participara en estos intercambios.

Aprendemos el idioma, pero es que también aprendemos a abrir nuestra mente, a no dejarnos llevar por falsos mitos sobre costumbres y conocer las cosas antes de dar una opinión generalizada.

Cosa que creo que a ellos les pasó, se llevaron una imagen distinta, tanto de España como de Andalucía, ya que durante su estancia conocen diferentes ciudades, hacen algunas excursiones que les permiten conocer un poco más nuestras bonitas ciudades, su historia, su gastronomía y monumentos.

El poder prácticar el idioma que estás aprendiendo y ser embajador de tu ciudad, es una experiencia más que motivadora, y Granada es un buen destino para prácticar el intercambio lingüistico, una forma de hacer turismo, y formarse para los estudiantes que vienen cada año.

Volver a retomar los estudios de idiomas este año y este tipo de actividades será algo más que motivante, me ayudará a mejorar mis competencias con los idiomas, y en mi labor como promotora turística, ya que si algo he aprendido es que para trabajar en el sector hay que tener la capacidad de mentalidad abierta, ya que tratarás con clientes diferentes, de niveles económicos y culturales distintos, y distintas religiones, por lo que me ayudará a reforzar mis habilidades de trato al público.

ImagenActualmente trabajo también como monitora de clases extraescolares de inglés, por lo que me toca transmitir estas mismas ideas que aquí cuento, para que Javi y Alba vean que aprender un idioma es algo divertido, que llega mucho más lejos del aula.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s