El reloj que llevo puesto

Camino lento,

muy lento,

el reloj suena agitado,

marca que es hora de acelerar el ritmo y dejar los sueños,

pero esta noche no,

esta noche lo golpeo,

para que me deje seguir viviendo en ellos,

Mis oidos dejan de escuchar,

mis ojos se cierran,

mi boca no argumenta más,

sin saber hasta cuanto tiempo.

Quizá mañana,

con la llegada de los primeros rayos de sol se rompa este bello momento,

el reloj seguramente volverá a sonar,

inquieto y tan molesto,

poco a poco salgo del dulce sueño,

pienso,

voy a escribir algunas letras,

que reflejen el momento,

ese momento a oscuras,

donde sin pensar en nada, pienso,

veo que no puedo alterar el ritmo del reloj,

simplemente ser yo la que lo lleva puesto,

aprender a interpretar su movimiento,

no me avisará de errores y aciertos,

me dejará que aprenda y disfrute con ellos,

su sonido es música,

grave en la mañana,

dulce en la noche,

cuando caes agotada en la cama,

a la espera de la siguiente canción del mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s