Había una vez una isla,

se llamaba inestabilidad,

en sus aguas habitaba una sirena,

un día llego a ella un valiente marinero,

había logrado resistir el canto embriagador de las otras sirenas,

al ver a esta sirena viviendo sola en aquella isla le preguntó :

¿ Qué haces viviendo lejos de la otra isla donde viven las demás sirenas ?

Ella le respondió :

me han apartado de ellas, es que no he logrado cautivar a ningún marinero con mi voz, el marinero sonrió y le dijo :

pues mira, mis sentidos han salido ilesos de los  bellos cantos de las otras sirenas y he llegado hasta esta isla, así que sus cantos no  siempre causan efecto en todos los marineros.

La sirena le devolvió la sonrisa y le indicó el camino de regreso, el le dijo :

muchas gracias, conozco el camino de regreso, soy marinero, no náufrago,estaba aburrido de mi isla estable y venía buscando esta isla, pero no pensaba que hubiera ninguna sirena, la sirena volvió a sonreir, y le dijo, pues estás en la isla indicada, es más, si quieres puedo cantar, lo mismo así decides regresar.

El marinero le dijo que cantara, y tanto le gustó la canción que le dijo :

pues me alegro de que seas sirena varada, y que no tengas que usar tu voz para cautivar a otros marineros, si te parece me gustaría escucharla todos los días.

Y así fue como sirena y marinero  llegaron a un acuerdo, y disfrutaron de la inestabilidad de la isla durante muchos años.

Anuncios

4 pensamientos en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s